Entre sus proyectos se encontraba la construcción de un teatro, por lo que su diseño y ejecución se puso en manos del ingeniero graduado de la Universidad de Lovaina, Marcos Letona.

Letona se inspiró en la Ópera de París,1 por lo que se dice que es una copia en miniatura de la misma.2 Las obras duraron desde 1 de enero de 1903 hasta su entrega formal el 25 de diciembre de 1908; y su inauguración se llevó a cabo el 31 de diciembre de 1909 con la obra «La viuda alegre».3 En los años siguientes la programación principal fue ocupada por las exhibiciones cinematográficas.

El año 1936 el edificio pasó a formar parte del Circuito de Teatros Nacionales, y el 27 de marzo de 1939 fue renombrado como Teatro Nacional «Francisco Gavidia» en honor del renombrado humanista. En los años 1950 alojó una presentación del artista mexicano Pedro Infante.4

Sin embargo, con el paso del tiempo el teatro cayó en abandono, por lo que las actividades en el mismo se suspendieron en 1961. De hecho, en 1971 un grupo de entusiastas del arte se tomó el inmueble en protesta por el anuncio de su demolición para erigir allí oficinas estatales.