El Cerro Verde posee un maravilloso orquideario, espectaculares miradores desde los cuales podrá admirar toda la majestuosidad de los volcanes de Izalco y Santa Ana (Ilamatepeq) así como el lago de Coatepeque, y pueblos como Juayúa, Nahuizalco y la histórica Acajutla con su hermoso puerto. El Parque, a 2,030 metros sobre el nivel del mar, también es un excelente lugar para la observación de aves, caminar en senderos, realizar pic-nics, juegos al aire libre o simplemente para descansar pendido en una hamaca.

Muchos animales encuentran refugios en esta reserva, registrándose cerca de 127 especies de aves. Una de ellas, el Guardabarranco (myadestes unicolor veraepacis) es considerada una de las cinco mejores aves cantoras del mundo.

También hay anfibios, algunos reptiles y una gran variedad de insectos, particularmente una especie rara de mariposa gigante.

El Parque, a 2,030 metros sobre el nivel del mar, también es un excelente lugar para la observación de aves, caminar en senderos, realizar pic-nics, juegos al aire libre o simplemente para descansar pendido en una hamaca.

La flora de esta zona ha identificado la formación vegetal como bosques nebulosos o vegetación de zona fría. La flora es exhuberante, siempre verde debido a la alta humedad del suelo y del aire, producto de la constante neblina y las frecuentes lluvias.