Nicaragua

Nicaragua es el lugar perfecto para disfrutar del encuentro de dos mundos. Cuenta con una variedad de fiestas patronales que son interesantes expresiones culturales, donde se puede observar en el fervor religioso, una mezcla de manifestaciones indígenas anteriores y posteriores a la conquista. Así mismo las edificaciones coloniales, los petroglifos y las ruinas, herencia de nuestros antepasados, tienen una historia inolvidable que contar.

Playas paradisiacas, ciudades históricas y vastas reservas naturales son parte de los escenarios que constituyen la oferta de turismo en Nicaragua, ¿Quieres saber que sitio es perfecto para ti?. Descúbrelo a través de esta guía con sus principales atractivos agrupados según región geográfica: Pacífica, Central y Atlántica.

En ella se sitúan las dos ciudades más valoradas por quienes buscan en Nicaragua turismo histórico: LeónGranada, ambos sitios guardianes de un sorprendente patrimonio colonial.

La parte sur de la región cuenta con un litoral de ensueño en la costa pacífica, albergando una franja continua de bahías con hermosas playas rodeadas de manglares, algunas con oleaje suave y otras con olas privilegiadas para la práctica de surf. Entre todas ellas destacan tanto las playas en los entornos de Tola con idílicos balnearios como Playa Gigante y Popoyo, como aquellas en las inmediaciones de San Juan del Sur, uno de los principales destinos turísticos del país, con paradisiacos escenarios como playa Maderas, playa Hermosa, playa Marsella y playa El Coco.

En las cercanías de San Juan de Sur, también se sitúa uno de los mejores atractivos para amantes de la naturaleza, el Refugio de Vida Silvestre La Flor, donde cada año (entre Agosto y Noviembre) es posible ver el espectáculo de la masiva llegada de tortugas paslama a desovar en las arenas.

Otro de los atractivos regionales lo componen sus lagos, destacando el Lago Nicaragua, un paraje de espectacular belleza escénica donde se emplazan 360 pequeñas islas de origen volcánico conocidas como las Isletas de Granada. Entre ellas vale resaltar la Isla de Ometepe, la más grande de ellas, un paraíso de biodiversidad declarado Reserva de la Biósfera por la Unesco.